Embarazo

¿Podemos viajar lejos al final del embarazo?


Desde el momento en que va bien, el embarazo no es una contraindicación para viajar. Sin embargo, algunas precauciones son necesarias, especialmente cuando se trata de viajes lejanos.

Embarazo y viajes: ideal en el segundo trimestre.

  • ¡Ver el país mientras espera un bebé es una buena idea! Siempre que se respeten ciertas medidas de seguridad para no comprometer el progreso del embarazo. El segundo trimestre del embarazo parece el momento privilegiado para viajar: se descartan los riesgos de aborto espontáneo, el parto aún está lejos, es un período de buena forma ... ¿Por qué no aprovecharlo y evitar correr riesgos innecesarios? !

Viajar embarazada: destinos a evitar

  • Deben evitarse a toda costa los destinos que requieren vacunas contra la fiebre amarilla, tratamientos contra la malaria y países donde no se puede garantizar la calidad del agua y los alimentos. El mismo consejo con respecto a las regiones con altas temperaturas: son aún más difíciles de soportar durante el embarazo. ¡Es mejor apostar por estancias relajantes que en tours y tours turísticos!

Viajes aéreos: 6 reglas de oro

Si el avión es un medio de transporte seguro, suave y agotador, no vuele alrededor del mundo.

  • 1. En términos absolutos, se aconseja a las mujeres embarazadas que no "vayan más allá" de cuatro zonas horarias.
  • 2. El viaje de larga distancia es agotador y requiere estar sentado durante mucho tiempo, lo que puede causar problemas circulatorios. Es imprescindible usar medias especiales de "maternidad".
  • 3. Durante el vuelo, asegúrese de hidratarse bien.
  • 4. Antes de viajar a larga distancia, busque el consejo del médico o partera.
  • 5. Programe su viaje entre 2 visitas prenatales, para no comprometer el monitoreo adecuado del embarazo.
  • 6. Lleve su cuaderno de maternidad con usted.

Fin del embarazo: el viaje es limitado

  • A partir del tercer trimestre, y cuanto más nos acerquemos a la fecha del parto, evitaremos desplazamientos que alejen a la futura madre de la maternidad, donde debe dar a luz. Además, más allá del octavo mes de embarazo, la mayoría de las aerolíneas ya no aceptan futuras madres a bordo.
  • Tampoco se recomiendan viajes largos en coche. Para movernos, favoreceremos el tren, evitando los períodos pico para evitar estar en vagones llenos de gente.
  • En cualquier caso, la posibilidad de desplazamiento se discute caso por caso con el médico o su partera.

Frédérique Odasso